REFORMAS DE ALICATADO DE BAÑOS EN MADRID

Reformas alicatado baños

 

En las reformas de alicatados de baños, en ocasiones, es necesario realizar el alicatado tras una reparación del baño. Otras veces, los clientes nos contactan porque quieren modernizar este espacio. Y otras, resulta necesario realizar un alicatado general tras una reforma integral de un cuarto de baño. Para cualquiera de las razones, en Reformas Madrid disponemos de un equipo de alicatadores especializados en este tipo de trabajos.

Nuestro objetivo en los trabajos de alicatado de baños es siempre ofrecer un servicio de la máxima calidad, tanto en el resultado final, como en los plazos de realización del trabajo. El alicatado es siempre un trabajo que se debe dejar para profesionales cualificados dada su dificultad.

Si queremos que quede un trabajo perfecto, debemos contratar siempre a reformistas profesionales que ofrezcan garantía de su trabajo. Por ejemplo, en el caso de la instalación de baldosas rectificadas, es difícil conseguir que los cantos rectos queden alineados para ofrecer una apariencia de continuidad en las diferentes baldosas. Los azulejos, en caso de no colocarse de forma correcta y nivelada dan siempre un aspecto “cutre” desordenado y poco profesional.

Esto también ocurre en los trabajos de instalación de gresite. El gresite, y los azulejos en general, necesitan una colocación correcta para evitar problemas futuros. Es necesario realizar un buen trabajo en la fijación de las plaquetas para evitar posibles filtraciones que se puedan producir. Un mal alicatado siempre acarrea problemas a medio o largo plazo, con el consiguiente disgusto y gasto para su reparación.

Además, nuestro equipo de profesionales especializados en las reformas de baños Madrid, también realizan la instalación de plaquetas o azulejos para el suelo. Ya sean cerámicas o de gres, en Reformas Madrid realizamos el trabajo con la máxima profesionalidad y una calidad impecable.

Este tipo de reformas de baños y alicatado, para realizarse de forma correcta necesita un proceso organizado con etapas bien diferenciadas como son:

  • La realización de una guía, con cuidado y detalle, para el alicatado.
  • El cortado de las baldosas con la máxima precisión con herramientas especiales.
  • Limpieza de los azulejos o baldosas, con especial cuidado en sus cantos, para su encaje perfecto.
  • La nivelación correcta de las mismas después de la instalación.
  • El pulido de las esquinas para evitar tactos con aristas y peligrosos.
  • Por último, la aplicación de una lechada de alta calidad y color óptimo al finalizar la colocación.